11 marzo 2008

Esta secuencia de la película "El viejo y el mar" de Alexander Petrov nos hace ver una fórmula muy personal y magistral de entender la animación.